Xataka Home
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿En qué piensas cuando se habla sobre smart home? Puede que tengas la idea de que son cosas del futuro, como los coches voladores o las tiendas en las que únicamente te atienden robots, pero no, es algo muy presente de lo que nos podemos beneficiar en el día a día, sobre todo si te gusta la tecnología y su aplicación en el hogar.

Si estás comenzando en esta aventura de crear un hogar conectado, te hemos preparado una serie de preguntas y respuestas que van a resolver las principales dudas que surgen al dar esos primeros pasos.

Amigos de Hue

DESCÚBRELOS AHORA

Características:
  • Los productos Philips Hue funcionan con una gran variedad de dispositivos inteligentes diferentes. Puedes conectar el sistema con asistentes de voz, sensores de seguridad, soluciones de entretenimiento, plataformas como IFTTT, etc.

¿Qué se entiende por smart home?

No hay una definición exacta para smart home, pero en términos prácticos podríamos decir que es un hogar equipado con dispositivos inteligentes, que cuentan con la capacidad de comunicarse entre ellos. Podemos describir tres funcionamientos principales:

  • La primera utilidad es poder controlarlos a todos en tiempo real desde una aplicación móvil y, si es necesario, de forma remota. También podremos hacerlo tranquilamente sentados en el sofá a través de un altavoz inteligente que reconoce nuestros comandos de voz.

  • La segunda tiene que ver con la información. Un smart home puede ofrecerte datos muy interesantes sobre el funcionamiento de tu casa, relativos a consumo o seguridad. Nos permitirán configurar un hogar más eficiente.

  • En tercer lugar tenemos la automatización de los procesos. El sistema puede funcionar ante escenas, rutinas o reglas, adaptando los elementos a las necesidades del momento sin que nosotros tengamos que estar encima, pero siempre con la capacidad de monitorizar lo que está ocurriendo.

¿En qué me beneficia?

Mucha gente no conoce o asegura que no necesita este tipo de sistemas en casa, pero la realidad es que viven situaciones cotidianas que se podrían resolver en un momento para su tranquilidad. Más que a productos inteligentes, tendríamos que mirar hacia las aplicaciones prácticas de un smart home:

  • Imagina que viene tu hermano a casa y no estás, quiere devolverte una cosa. Con una videollamada y una apertura remota de la puerta podrías darle acceso.

  • Piensa en un “ambiente fútbol” para todos los elementos del salón: se conecta el televisor en el canal adecuado, luces como Philips Hue se adaptan a la situación y en el teléfono aparecen las formaciones y principales estadísticas.

  • Te vas de vacaciones y automatizas cosas como que el sistema de seguridad se ponga en funcionamiento, se apague el termostato y las luces comiencen a funcionar a horas que simulen que estás en la casa.

Son solo algunos ejemplos del beneficio que nos reporta un hogar inteligente. Principalmente podemos hablar de mayor seguridad y confort, además de un ahorro energético por el mejor funcionamiento de los dispositivos.

¿Hay que realizar una gran inversión?

La inversión es algo bastante relativo ya que lo interesante que tiene un hogar conectado es que es algo que se puede escalar y mejorar conforme nos vaya interesando. Obviamente podemos gastar mucho dinero en una casa inteligente completa -cámaras, seguridad, termostatos- o verlo como un camino de largo recorrido y empezar con algo más sencillo: un altavoz y la luz en el salón.

Hay algo importante en favor de la inversión en un hogar inteligente: cuanto más avanzado y completa sea nuestra instalación, mayor valor cobrará nuestra casa en el momento que queramos venderla o alquilarla.

¿Por dónde empiezo?

Antes de comenzar a comprar productos deberíamos entender qué es lo que necesitamos según nuestro estilo de vida y qué es lo que nos ofrece el mercado. Repasad los siguientes puntos:

  • Tu nivel tecnológico. Aunque los principales sistemas y productos no requieren un gran conocimiento para hacerlos funcionar, si no eres un hacha con estas cosas, piensa en comenzar con lo básico: bombillas como las de Philips Hue y altavoces pueden ser el mejor primer escalón antes de pensar en instalaciones o productos más complejos.
  • Cuánto quieres gastar. Vamos a encontrar productos muy asequibles que son muy inteligentes o vamos a poder hacer un nuevo diseño de la casa para convertirla en una smart home, todo depende de hasta dónde quieras llegar. Piensa cuánto puedes invertir de forma cómoda porque siempre podemos escalar más adelante.

  • Qué cubre tus necesidades principales. Todo el mundo es diferente, posiblemente el gadget inteligente de tu vecino sea muy atractivo, pero a ti no te sirva de mucho. A la hora de elegir un nuevo producto para tu smart home piensa en tu estilo de vida, estudia qué es lo que te ofrece el mercado.

  • Investiga antes de comprar. Una vez seleccionado un producto, antes de adquirirlo, estudia lo que realmente hace, lee muchas opiniones e informaciones independientes, Internet te pone toda esta información en bandeja.

¿Cuáles son los principales sistemas instalados?

 

Antes que elegir los productos, que suelen ser bastante compatibles con los sistemas, lo que tenemos que mirar es el ecosistema con el que queremos convivir. Hay principalmente tres marcas que quieren dominar tu hogar, son Amazon, Google y Apple. ¿Cuál elegir?

Un ecosistema es una plataforma de productos diseñada para funcionar en consonancia, con la particularidad de que cada una nos hace elegir un asistente de voz diferente, también las aplicaciones con las que interactuamos y los servicios asociados. Cuando estemos interesados en un producto, como un altavoz o una bombilla, tenemos que saber que es compatible con nuestro ecosistema.

  • Amazon Echo con Alexa como interlocutor. Puede ser la opción de más fácil acceso por el reducido precio de sus altavoces, también la que mejor se lleve con más dispositivos inteligentes: Belkin, Nest, Philips Hue, Honeywell, etc.

  • Home Kit de Apple con Siri. La elección obvia para los entusiastas de la manzana, conectando desde el Apple TV al HomePod pasando por tablets y teléfonos, al tiempo que integra los servicios de la casa. También es posible conectar productos de terceros, por ejemplo, no hay problema para pedir a Siri que nos encienda unas luces Philips Hue.

  • Google Home y el Asistente de Google. Más abierto a llegar a más productos, como la propuesta de Amazon, es la alternativa más cercana a aquellos usuarios Android acostumbrados a los servicios de la casa. Su asistente es posiblemente el más potente o el que más recorrido promete gracias a tener a Google detrás. Se lleva bien con muchos: Philips Hue, TP-Link, Nest, Netatmo, Honeywell, Netgear, LG, etc.

¿Cómo controlo mi smart home?

Por mucha complicación que haya en el sistema, siempre van a intentar ponernos las cosas muy fáciles. Pero para que todo funcione, hace falta un cerebro de operaciones. Ese cerebro se puede materializar principalmente en dos formas.

La primera de ellas es un hub -o centro de operaciones- que va conectado a la red WiFi. A él se conectarán el resto de dispositivos inteligentes y la forma de controlarlos será con una aplicación móvil.

Por su parte, el altavoz inteligente hace de nexo de unión con otros dispositivos permitiéndonos conversar con él gracias al asistente de voz integrado. Algunos cuentan también con pantalla, lo que nos facilitará la visualización de resultados y llegar a más operaciones.

En todo caso un teléfono o una tablet -incluso una tele- se hacen necesarios para conseguir un control mayor de los elementos gracias a aplicaciones con interfaces dedicadas que nos permiten elegir mejor los parámetros y conseguir funcionalidades más complejas que las que podemos ordenar con la voz.

¿Qué tipos de dispositivos inteligentes existen?

Una vez elegido ecosistema, lo que debemos de tener son dispositivos que hagan un poco más inteligente a nuestra vivienda. Si tuviéramos que hacer una división, nos encontraríamos con los siguientes tipos:

  • Iluminación: bombillas, lámparas, controles, tiras de luces.
  • Sonido: altavoces, sistemas multiroom.
  • Control climático y salud: termostato, humidificador, aire acondicionado, termómetros.
  • Seguridad: cámaras, cerraduras inteligentes, sensores de movimiento.
  • Ocio: televisores, proyectores.
  • Electrodomésticos: neveras, lavadoras, lavavajillas, aspiradoras.

¿Por dónde comenzamos a montar nuestro smart home?

No existen unos básicos como tal a la hora de dar los primeros pasos en esta iniciativa smart home, pero sí es cierto que hay una serie de productos que te van a ser muy útiles y van a adentrarte en el hogar inteligente de una forma cómoda y sencilla. Los siguientes gadgets funcionan con todos los ecosistemas y son ideales para arrancar:

  • Kit de inicio Philips Hue. Los primeros pasos en el mundo de la iluminación inteligente lo podemos dar con un kit de este tipo, que incluye tres bombillas, el interruptor inalámbrico y el puente Hue. Con esta configuración no nos hará falta nada más para empezar a funcionar.

  • Termostato Nest Learning. En su tercera generación, presenta un diseño exquisito y te permite controlar el sistema de calefacción desde el teléfono, además de ayudarte a ahorrar energía: aprende de tus hábitos y te propone funcionamientos y automatizaciones.

  • Amazon Echo Show. Si además de un altavoz inteligente quieres una pantalla en la que se muestre la información y puedas hacer cualquier cosa que harías con una tablet, como videoconferencias, entonces Show es tu producto. Sonido de alta calidad y pantalla de 10 pulgadas.

  • Nest Hello. Un videoportero que te permite ver remotamente quién está en la puerta de tu casa, en alta definición y con visión nocturna.Se pueden programar respuestas pregrabadas.

  • Nuki Smart Lock. Como complemento al elemento anterior os proponemos a Nuki, convierte a tu teléfono en una llave inteligente. Se instala sobre una cerradura normal y nos permite abrir de forma remota.

¿Es seguro un smart home?

Antes de empezar a montar tu hogar conectado lo primero que tienes que asegurar es la conexión de tu casa, tener completamente claro que tu router es seguro, ya que es la puerta del exterior hacia tus nuevos dispositivos.

A la hora de mirar dispositivos, tienes que apostar por fabricantes reconocidos, nombres importantes como Philips, Samsung, Nest, Amazon o Apple te van a dar tranquilidad en las operaciones. También tenemos que apostar por un ecosistema de confianza, como los que crean Amazon, Google o Apple.

Sobre el control de los elementos, utiliza las aplicaciones oficiales y los mecanismos que te propone el ecosistema, nunca desarrollos de terceros. Y, por supuesto, mantente al día en actualizaciones, pues muchas veces corrigen posibles problemas de seguridad.

Imágenes | Austin Distel