Xataka Home
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Según el I Observatorio de la Vivienda en España realizado por Sigma Dos para Century 21, la mayoría de los españoles busca un piso con tres dormitorios y dos baños. En metros cuadrados, la cosa está más abierta: el 23,5% de la muestra analizada prefiere una superficie de entre 51 y 75 m2; el 28%, de 76 a 90 m2; y el 25,9%, de 91 a 120 m2.

Lo que está claro es que todos queremos hacer de nuestra vivienda un lugar cálido, personal y confortable. Y a ello contribuye de forma decisiva una buena iluminación de cada espacio. Se calcula que la media del número de bombillas presentes en nuestros hogares se sitúa entre 15 y 23, pero no es la cantidad lo que consigue los mejores resultados, sino una buena planificación. Necesitamos espacios que aporten claridad cuando así la necesitemos, penumbra en momentos puntuales o incluso color al ver una serie o jugar al último videojuego del mercado.

Características:

Conoce las posibilidades de personalización y confort que ofrece la iluminación conectada e inteligente Philips Hue: luces de hasta 16 millones de colores, sensores, control por app móvil y asistentes de voz, compatibilidad Zigbee, recetas IFTTT...

En busca de la iluminación perfecta

¿Buscas tener la iluminación perfecta en tu hogar? Lamentablemente no existe una norma universal que defina cuántos puntos de luz son necesarios, ni dónde ubicarlos; sin embargo, sí existen ciertos reglamentos que los arquitectos utilizan para definir las soluciones de iluminación de una vivienda.

¿Existen normas generales? , por ejemplo ubicar un punto de luz por cada 10 metros cuadrados, con ligeras variaciones según las condiciones de la estancia o el uso que le vayamos a dar. Otros expertos recomiendan utilizar 30 vatios de potencia por cada metro cuadrado de superficie.

Lo habitual es que no tengamos que modificar los puntos de luz, ya que estos deberían estar ubicados en su lugar óptimo acorde a lo que el arquitecto estimó oportuno en el proyecto original. Por ello, a continuación repasaremos, habitación por habitación, cómo encontrar la iluminación perfecta para cada una de las estancias de tu hogar.

Una cocina bien iluminada

Empecemos por la cocina. Si te gusta guisar, posiblemente aquí pasarás una buena parte del tiempo. Y sí, las hay pequeñas y las hay grandes, pero todas necesitan una iluminación clara y potente para «trabajar» de forma cómoda.

Los tradicionales fluorescentes ya pertenecen al pasado. Ahora hay soluciones mucho más eficientes y versátiles, como plafones LED de luz blanca natural que cumplen la función de alumbrar a la vez que aportan un toque de diseño muy atractivo. También podemos instalar tiras LED junto a la encimera para proporcionar luz hacia el lugar donde preparamos los platos.

Otra opción cada vez más frecuente son los focos direccionables de varias luces, de forma que nos permiten iluminar zonas específicas que queramos resaltar sobre las demás. Si estos pertenecen al sistema de iluminación inteligente Philips Hue se pueden gestionar y regular a través de la app Hue y están disponibles en varios formatos y colores. Todos los kits son regulables en intensidad y permiten aportar un tono cálido o frío.

Si nuestra cocina tiene el tamaño suficiente como para disponer de una isleta o de espacio para hacer las veces de comedor, las posibilidades son muchas más. Por ejemplo, las lámparas colgantes nos permitirán crear un ambiente único en los momentos de más intimidad; en el caso de Hue, también podremos utilizarlas con mayor intensidad para otras situaciones más cotidianas. ¿Qué niño no ha hecho los deberes en la cocina?

Las soluciones para la cocina son casi infinitas, y lo habitual es incorporar una iluminación que se ajuste a nuestras necesidades y a las tareas que vayamos a realizar en ella.

Un salón cómodo y personalizable

Un cómodo sofá, un televisor para ver tus series y películas o jugar a tus videojuegos favoritos, una mesa en la que disfrutar de una buena comida con las visitas y algunos que otros elementos más tanto decorativos como de almacenaje. Esto es lo que suele encontrarse en el que posiblemente sea el «corazón» de la casa, ese al que acudir en momentos de ocio… tanto solos como en compañía.

En consecuencia, el mimo a la hora de crear nuestro salón debe ser máximo. Necesitamos conseguir que en una sola estancia, se puedan recrear varios ambientes a través de luces directas e indirectas.

Si nos centramos en la experiencia multimedia, podemos utilizar unas tiras de LED junto a la aplicación Hue Sync para conseguir una iluminación «envolvente». De este modo, las luces mostrarán los mismos colores de la pantalla o el televisor en cada momento y nos ayudarán a introducirnos en este momento único.

Los apliques de luz indirecta aportan calidez a la estancia y en salones grandes se combinan perfectamente con luces generales de techo, focos de luz directa, lámparas de mesa sobre mesillas auxiliares y lámparas de pie con punto de lectura. La opción de regular la intensidad y temperatura de color de las bombillas no hace más que ampliar las posibilidades de diseñar ambientes diferentes a medida que los vayamos necesitando.

 

Respecto a la otra gran protagonista del salón ─sobre todo cuando hay visitas─, la mesa del comedor, merece que nos centremos en profundidad. Podemos incorporar una lámpara de techo (las hay de todos los tipos, formas y colores) que sea regulable y que podamos adaptarla en cada momento, e incluso focos LED en el techo para ajustar y dirigir el haz de luz al lugar donde necesitemos.

Por último, el salón es mucho más. que televisor, sofá y una mesa. Hay muchos elementos decorativos que a veces merece la pena destacar. Para centrar la atención en esos cuadros o piezas a las que tenemos mucha estima, son ideales tanto los focos direccionales como las tiras de LED.

La habitación del descanso

Tras una larga jornada, se agradece llegar a casa, tu espacio más íntimo, relajarte y descansar. Y en esto de descansar la iluminación juega un papel clave, que se enriquece con las capacidades de personalización de la iluminación inteligente.

A veces demandamos un dormitorio verdaderamente luminoso y, en otras ocasiones, lo que buscamos es que se convierta en un lugar tranquilo, casi en penumbra. Junto a la potencia de la luz general emplazada en el techo, una lámpara de mesa es el elemento ideal para acompañarnos junto a la cama, ya sea al terminar el día y también al empezarlo.

Precisamente uno de los aspectos que podemos tener en cuenta cuando nos referimos a la iluminación de la habitación del descanso es que podemos personalizar las luces para que nos acompañen en el despertar. Los expertos recomiendan huir de tonos fríos y adoptar otros más cálidos y que vayan ganando en intensidad poco a poco, simulando así la iluminación natural del sol. Esa es una de las grandes aportaciones de las bombillas Philips Hue White and Color Ambiance con 16 millones de colores a tu disposición.

Por último, ¿tiene la habitación de tus sueños un vestidor? En ese caso, la iluminación tiene un papel protagonista, ya que será la que nos permitirá ver y buscar prendas, e incluso comprobar nuestro look ante el espejo. Si quieres darle un toque diferente, prueba a instalar luces cerca del suelo, tiras de LED en el fondo de los armarios y también focos que puedas dirigir allá donde necesites.

El cuarto de la diversión

Ya sea ocio digital (ordenadores o consolas) o analógico (¿quién no disfruta leyendo un buen libro?), debes pensar en instalar mecanismos de iluminación acordes a tu estilo de vida.

Si lo tuyo son los teclados y pads de juego, prueba a personalizar el ambiente a través de sistemas como Hue Gaming Set, que te mostramos aquí junto al videojuego Apex Legends. El objetivo es lograr una inmersión y una experiencia de juego como nunca antes para disfrutar de esos momentos al máximo. Aquí tienes unas cuantas ideas que seguro te ayudarán a poner en práctica lo que tienes en mente.

Si prefieres una experiencia más analógica y, digamos, «tradicional», entonces lo más probable es que estés buscando un ambiente más tranquilo. Puedes probar a utilizar alguna lámpara de pie o iluminación dirigible que se centre en la tarea que estés realizando, ya sea en tonos fríos, cálidos o… ¿por qué no los dos con la iluminación personalizable White Ambiance?

Un baño con mucha luz… ¿o no?

El baño es un lugar más versátil de lo que parece a simple vista. En él se suceden momentos vertiginosos en los que hay que ducharse en cinco minutos y otros en los que podemos ─y debemos─ tomarnos nuestro tiempo para relajarnos profundamente.

¿Cuál eliges tú? Nosotros te proponemos unir ambas necesidades y optar por una iluminación adaptable a lo que necesites en cada momento. Por ejemplo un plafón en el techo parece el elemento ideal, aunque también puedes decantarte por varias luminarias dispersas por la estancia. Ten en cuenta también que si tu baño es especialmente oscuro por la ausencia de ventanas, deberás recurrir a una iluminación más potente o mayor número de puntos de luz.

Tampoco podemos olvidar que en ocasiones es un lugar donde realizamos acciones que requieren un gran detalle. Para afeitarse, maquillarse o peinarse se requiere que la luz esté concentrada en ese lugar donde estamos centrados y pueden ser muy útiles las bombillas alrededor del espejo o incluso los espejos con retroiluminación.

Lo cierto es que adaptar tu hogar a ti no es solo cuestión de comprar y distribuir muebles según tus preferencias, que ya de por sí es bastante relevante. También lo es, cómo iluminamos cada una de las estancias para hacer que sean no solo funcionales, sino muy nuestras y que sean capaces de alinearse con lo que necesitamos/sentimos en cada instante: dinamismo, tranquilidad, euforia, melancolía… Una buena planificación previa y la inteligencia aplicada a la iluminación nos harán la vida más intensa y confortable.